Centro Forestoindustrial de Producción, Servicios y Tecnología de la Madera

El Centro Forestoindustrial de General Conesa, surge a partir de una intervención de la Dirección de Producción Forestal del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación (DPF-MAGyP) a través de la Unidad para el Cambio Rural (UCAR). Teniendo como contraparte al Ente para el Desarrollo de Conesa es financiado por el Proyecto de Sustentabilidad y Competitividad Forestal (PSyCF) BID 2853 OC/AR.

00035607

Su objetivo general es lograr una incorporación de mayor valor agregado a la madera aserrada producida en su área de influencia, los valles de General Conesa, Medio e Inferior del Río Negro y de Río Colorado, y alentar la modernización y optimización de la cadena de la madera, tanto en su eslabón de producción primaria como en el de primera y segunda transformación mecánica. El propósito de este centro es otorgarle valor agregado a la producción de los aserraderos de la región, a través del proceso de secado y remanufactura de la madera.

Otro de los objetivos es la articulación interinstitucional del centro con universidades y organismos como la CIEFAP (Centro de Investigación y Extensión Forestal Andino Patagónico) y el INTI en la transferencia de tecnología y capacitación de recursos humanos.

0003560200035606

Una de las ventajas de la instalación del centro en General Conesa es el acceso a vías de comercialización con bajo costo logístico y la vinculación actual de las industrias locales con mercados que demandan productos madereros con mayor valor agregado. Además, se observa la creciente demanda de productos elaborados en base a madera de álamo y la adopción de nuevos sistemas constructivos basados en la utilización de madera. Entre los aspectos a mejorar, se encuentra la capacitación de los trabajadores del sector, ya que es escasa e informal.

Este escenario sugiere la necesidad de contar con un centro de capacitación que brinde formación específica para el sector, así como también que articule al sector científico con el sector privado para lograr una transferencia del conocimiento logrado en esta materia. Por otro lado la dotación del centro de una línea de producción permitirá aprovechar las fortalezas del sector y las oportunidades que ofrece el mercado para el desarrollo de nuevos productos, así como también contrarrestar las amenazas que atentan contra la continuidad del sector forestal regional.

A partir de la instalación del establecimiento se obtienen importantes beneficios sociales como son la generación directa e indirecta de empleo, el mayor valor agregado en la región, la disminución del desperdicio y mejora en el aprovechamiento de la madera, la mejora en la productividad y calidad de los productos de las empresas regionales, mayor capacitación de operarios y empresarios, el aumento del conocimiento general del sector y el impacto positivo a nivel ambiental si se logra generar energía a partir del aprovechamiento de los desperdicios.